Rita Arosemena-Perez

Blog sobre minimalismo, bienestar y cómo ser una mejor persona en un mundo jodido.


Consciencia

Las decepciones son el principio de todos los milagros

photo-1599751930065-e463d90a61d2

Últimamente me siento agradecida con todas las personas que me han decepcionado. En especial con quienes se esforzaron tanto en los últimos 2 años para hacerme cambiar de opinión sobre el tipo de vida que en realidad quería tener.

Sus acciones me obligaron a cambiar de planes, y gracias a eso ahora estoy viviendo un presente lleno de abundancia, paz mental y relativa satisfacción. No me preocupa el pasado, y he logrado hacer las paces con el futuro. Nos estamos dando un tiempo, sé que llegará.

Creo que las personas que nos causan más dolor en la vida son quienes estaban destinadas a abrirnos los ojos para recordar quiénes somos, lo que vale la pena y lo que no. Así que las decepciones son el principio de todos los milagros.

No puedes vivir un milagro hasta que te deshaces de todo lo que piensas que está bien o mal en tu vida. Hasta ese momento, vives dormido.

La consciencia es un estado posterior a la decepción. Para llegar a ella, hace falta ese dolor, esa sensación de haber sido lastimado incluso en lugares que no sabías que existían en ti para lastimar.

Dale las gracias al autor evidente de tu sufrimiento. Probablemente, ni siquiera sabe que está haciéndote el favor de tu vida al dejar que lo veas tal y como es ahora, y no después.

Celebra las decepciones, porque generalmente son la antesala de los grandes triunfos y las personas que se quedaron a tu lado cuento estabas hundido en el fango son las únicas que merecen disfrutar contigo de la victoria.

Por supuesto, nunca sabrías quién merece ser parte de tu vida si no tuvieras que afrontar una decepción de vez en cuando. Viéndolo así, las decepciones no solo son el principio de los milagros, también son una ventana a través de la cual aprendemos a ver con claridad y descifrar las intenciones del alma.